Adicción a la comida y Bulimia Nerviosa

La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes de atracones, así como comportamientos compensatorios inapropiados para evitar el aumento del peso (vómito auto-provocado; uso incorrecto de laxantes, diuréticos u otros medicamentos; el ayuno o el ejercicio excesivo).(1) Tanto los atracones como las conductas compensatorias inapropiadas deben producirse al menos durante tres meses con una frecuencia semanal. Un reciente estudio reveló que los criterios diagnósticos de adicción a la comida se cumplían en el 96% de las pacientes con bulimia nerviosa.(2)

El diagnóstico de la bulimia se dificulta usualmente por la constitución y el peso de las personas. El diagnóstico del nivel de gravedad se realiza atendiendo a la cantidad de episodios semanales de conductas compensatorias inapropiadas: 1-3 leve; 4-7 moderado; 8-13 grave y ≥14 extremo. No debe confundirse su diagnóstico con el de la anorexia nerviosa tipo atracón/purgas.

Un meta-análisis sobre el tema revela que, aunque  la bulimia y la anorexia se relacionan con diferentes trastornos de la personalidad, el trastorno límite tiene mayor prevalencia para la primera y el obsesivo-compulsivo para la segunda. (3)Otro estudio semejante agrega que la impulsividad como rasgo es mayor en la bulimia que en la anorexia.(4)

Analizar la tendencia al control y perfeccionismo como rasgos puede ser más esclarecedor aun. Se ha observado que la aparición de ambos como mecanismo para lidiar con situaciones estresantes, genera impulsos bulímicos en personas sanas. (5) Se ha sugerido que en la anorexia estos rasgos están presentes en la estructura de la personalidad, mientras que en la bulimia suelen ser activados por como respuestas a situaciones estresantes o vivencias traumáticas.

Por último, vuelve a entrar en juego el rol del ansia por la comida en la base de los atracones en la bulimia nerviosa. Se ha sugerido que el ayuno es una de las vías que tienen las pacientes bulímicas para gestionar su malestar emocional. Algunos estudios han revelado que las mujeres con bulimia nerviosa en ayuno son capaces de inhibir el reflejo motor de sobresalto ante la exposición de comidas tentadoras.(6)

Se ha interpretado que ello se asocia a la satisfacción por conseguir su objetivo de restricción. Sin embargo, tras la ingesta de alimentos el reflejo de sobresalto se potencia. Esto sugiere que el deseo de comer se torna incontrolable puesto que la restricción, como dique para contener las emociones, ha fallado.

¿Existen tratamientos efectivos para la bulimia nerviosa? ¿Son efectivos a largo plazo? ¿Existe evidencia de que el modelo Minnesota para el tratamiento de las adicciones puede ser efectivo para tratar la bulimia nerviosa? ¿Pueden ser útiles los grupos de ayuda mutua para la adicción a la comida? Abordaré todas estas preguntas en el siguiente post.

¡Feliz semana!

Referencias

1.            Vázquez Arévalo R, López Aguilar X, Ocampo Tellez-Girón MT, Mancilla-Diaz JM. El diagnóstico de los trastornos alimentarios del DSM-IV-TR al DSM-5. Revista mexicana de trastornos alimentarios. 2015;6:108-120.

2.            Meule A, de Vries S-K. Food Addiction and Bulimia Nervosa: New Data Based on the Yale Food Addiction Scale 2.0. European Eating Disorders Review. 2016;24:518-522.

3.            Martinussen M, Friborg O, Schmierer P, et al. The comorbidity of personality disorders in eating disorders: a meta-analysis. Eating and Weight Disorders – Studies on Anorexia, Bulimia and Obesity. June 01 2017;22(2):201-209.

4.            Farstada SM, McGeowna L, von Ranson KM. Eating Disorders and Personality, 2004-2016: A Systematic Review and Meta-analysis. Clinical Psychology Review. 2016;46:91-105.

5.            Sassaroli S, Fiore F, Mezzaluna C, Ruggiero GM. Stressful task increases drive for thinness and bulimia:a laboratory study. Frontiers in Psychology. 2015;6:591.

6.            Rodríguez-Ruiz S, Mata JL, Moreno-Dominguez S. Psicofisiología del ansia por la comida y la bulimia nerviosa. Clínica y Salud. 2007;18(1):99-118.