fbpx
   

Estrategias para gestionar los problemas con el juego: ¿son efectivas?

Problema con el juego - Ludopatía

Estrategias para gestionar los problemas con el juego: ¿son efectivas?

Estrategias para gestionar los problemas con el juego: ¿son efectivas?

He dedicado varios post a la adicción al juego, donde hacía referencia a cómo detectarla, el riesgo que representa para los adolescentes y las potencialidades que ofrecen los grupos de ayuda mutua para la recuperación de esta adicción. Sin embargo, en este post me gustaría enfocarme en los niveles de efectividad de las estrategias de auto-gestión, que muchas personas emplean como primera línea de contención una vez identificado el problema.

Para analizar este tema me apoyaré en una reciente revisión de 31 estudios, publicada en 2019. El análisis de la efectividad de las estrategias de auto-gestión resulta fundamental, pues se estima que solamente 1 de cada 10 personas con criterios clínicos de juego patológico, busca ayuda para hacer frente a este problema.

Existen numerosas barreras que impiden a estas personas buscar intervenciones efectivas y basadas en la evidencia. Dentro de las barreras externas puede señalarse la falta de accesibilidad a grupos vulnerables, debido a la distancia geográfica, las largas listas de espera o los costes del tratamiento. Pero estas barreras no son las únicas, también debemos considerar otras de carácter interno como la negación, el miedo a la estigmatización o la creencia de que no se trata de una enfermedad que, unidas a emociones como la culpa o el orgullo, pueden ser las más frecuentes.

El juego patológico es un importante problema de salud, pero apenas 1 de cada 10 personas que lo padece busca ayuda para afrontarlo

Es por ello que la auto-gestión del problema resulta una alternativa muy atractiva para muchos jugadores. La auto-gestión puede ser definida como la habilidad de un individuo para controlar los síntomas, el tratamiento, las consecuencias físicas y psicosociales, así como los cambios en el estilo de vida inherentes a vivir con una enfermedad crónica. Por su parte, una auto-gestión efectiva abarca la capacidad de controlar la enfermedad e influir sobre las respuestas cognitivas, conductuales y emocionales necesarias para mantener una calidad de vida satisfactoria.

 

¿Cuáles son estas estrategias?

Los autores del estudio que brinda evidencia a este post, identificaron diversas estrategias empleadas para hacer frente a este problema y analizaron su efectividad. En este post dejaré fuera las intervenciones estructuradas, como las de corte cognitivo-conductual y me centraré en el análisis de las estrategias individuales, que pueden ser divididas en: conductuales; cognitivias y de afrontamiento.

Las estrategias conductuales son aquellas donde la persona modifica un elemento de su conducta para hacer frente al problema. Por su parte, las estrategias cognitivas abarcan aquellas que actúan sobre los pensamientos, las creencias y las cogniciones que se han estructurado alrededor del juego. Por último, las estrategias de afrontamiento abordan el desarrollo de habilidades de afrontamiento y la realización de actividades que permitan adquirir dichas habilidades.

 

Estrategias conductuales

La primera de estas estrategias es la auto-exclusión, que consiste en ser voluntariamente excluido de salas o plataformas de juego online, en común acuerdo con estas plataformas. Aunque es una medida que parece ofrecer una solución bastante firme, se ha observado que alrededor de la mitad de las personas que la utilizan, rompen este acuerdo en los primeros 6 meses. Los mejores resultados de esta estrategia se ha visto cuando se realiza su uso en lugares donde el juego patológico es visto como una enfermedad.

Alrededor de la mitad de las personas que utilizan la auto-exclusión de las salas o las plataformas online rompen este acuerdo en los primeros 6 meses

Otra estrategia se basa en auto-limitar el tiempo empleado en el juego o la cantidad de dinero a utilizar. Aunque puede ser una buena estrategia para personas con un patrón de uso e incluso abuso de esta conducta, no suele ser efectiva en aquellas que cumplen los criterios clínicos para el diagnóstico de juego patológico.

Retrasar la gratificación, entendida como aplacar la necesidad de obtener resultados inmediatos en una apuesta y mantener el equilibrio o evitar los excesos, han demostrado ser estrategias efectivas para personas mayores de 60 años. Ambas estrategias pueden ser sugeridas a adultos mayores con un patrón de abuso o con criterios clínicos de juego patológico.

La sustitución de actividades, entendida como la planificación de otras actividades en la agenda diaria que no implique el juego, puede ser una estrategia efectiva, sobre todo para mujeres con un patrón leve de abuso si se combina con la auto-exclusión. No ha sido igual de efectiva en hombres o personas que cumplen los criterios clínicos de juego patológico.

Problemas con el juego

Estrategias cognitivas

En esta revisión se destaca el valor de la reestructuración cognitiva, que consiste en cambiar aquellos pensamientos y creencias irracionales sobre el juego y reemplazarlos por otros realistas y positivos que permitan poner límites a la ejecución de esta conducta. Esta estrategia ha demostrado ser útil para jugadores patológicos, que suelen apostar de forma frecuente.

De forma general la reestructuración cognitiva se compone de varios pasos. En primer lugar, la persona debe registrar sus pensamientos irracionales. A continuación, se debe confrontar la veracidad de tales pensamientos, para lo cual pueden realizar varios experimentos conductuales o contrastarlos contra la evidencia en situaciones pasadas. Seguidamente, hay que analizar la utilidad y trascendencia de dichos pensamientos. Por último, se deben buscar pensamientos alternativos para sustituirlos.

 

Estrategias de afrontamiento

Bajo esta denominación se encuentran un grupo de técnicas de mindfulness, entendido como la atención plena al momento presente. También se auxilia del enfoque de desensibilización imaginada, donde el individuo aprende a visualizar en la imaginación una situación que detona el impulso de realizar una conducta (el juego, para el caso que nos ocupa) y a gestionarla adecuadamente mediante el empleo de otro recurso.

Las técnicas de relajación reducen el estrés, la ansiedad y la depresión, incrementando la satisfacción con la vida y con las rutinas diarias

El estudio citado ha revisado el efecto de la expresión de emociones, la relajación mediante la respiración, la relación muscular progresiva, el apoyo social y el entrenamiento en la solución de problemas. Se concluye que estas técnicas tienen un efecto positivo en la reducción de impulsos y en la severidad de las manifestaciones patológicas de esta adicción.

También ha sido reportado que las técnicas de relajación, ya sea muscular o mediante la relajación tienen un efecto reductor del estrés, la ansiedad y la depresión, incrementando la satisfacción con la vida y con las rutinas diarias en personas con indicadores clínicos de juego patológico.

 

¿Como pueden combinarse y optimizarse?

El recurso más estudiado que permite poner la ayuda a disposición de todo aquel que la busca, son los denominados Workbooks. Estos cuadernos de trabajo pueden encontrarse en diversos formatos. La mayor parte de los mismos tienen un grupo de elementos comunes que abarcan:

  • La motivación para el cambio.
  • La explicación del proceso de cambio.
  • Elementos que facilitan la auto-reflexión.
  • Recursos para mejorar la auto-conciencia de las cogniciones relacionadas con el juego.

Los cuadernos de trabajo pueden ser una eficiente barrera de contención contra los daños que causa el juego patológico

A estos cuadernos se les suele añadir información sobre las distorsiones cognitivas y el proceso a seguir para lograr la reestructuración cognitiva. También se pueden añadir materiales y ejercicios sobre el establecimiento de metas y finanzas. Igualmente, se pueden reseñar las estrategias conductuales más efectivas descritas anteriormente. Por último, se puede añadir información sobre la gestión de impulsos y prevención de recaídas.

La mayoría de los estudios coinciden en que pueden ser una eficiente barrera de contención contra los daños que causa el juego patológico. Este tipo de cuadernos suelen ser bien vistos por aquellas personas que buscan ayuda.

 

Información, intención y auto-gestión de impulsos: ¿es suficiente?

Hasta este punto he abordado un grupo de estrategias para la auto-gestión de impulsos de juego compulsivo y la prevención de recaídas. También he expuesto su potencial efectividad tanto de forma individual como combinada. Sin embargo, debo resaltar que si bien la información recibida sobre el problema y los recursos para hacerle frente son elementos importantes, no suelen ser suficientes para muchos individuos. Para ello también resulta importante ajustar sus intenciones.

Buscar un especialista y fuentes de apoyo social y ayuda mutua que le permita mantener su abstinencia resultan intenciones muy saludables

Para una persona que padezca del trastorno de juego patológico resulta fundamental la intención que alimenta. Por ejemplo, si tiene la intención de utilizar estos recursos para jugar moderadamente es muy probable que esté abocado al fracaso. Por otra parte, si tiene la intención de cesar cualquier actividad de juego o relacionada con este puede estar en el camino correcto.

Una persona que cumpla con los indicadores clínicos para el diagnóstico de juego patológico necesita ayuda. En este sentido, buscar un especialista y fuentes de apoyo social y ayuda mutua que le permita mantener su abstinencia resultan intenciones muy saludables para implementar.

 

A modo de conclusión

El juego patológico es un importante problema de salud, pero apenas 1 de cada 10 personas que lo padece busca ayuda. En este sentido ofrecer información fiable para fomentar la auto-gestión de este problema es fundamental. Existen diversas estrategias que pueden ser implementadas tanto de forma individual como combinada. Se sugiere combinar muchas de estas estrategias en cuadernos de trabajo como primera línea de contención. Si ello no fuera suficiente, se sugiere que la persona busque ayuda especializada.

 

¡Feliz semana!

Boris C. Rodríguez-Martín PhD

 

 

Temas relacionados:
Adicción al juego, ,