fbpx
   
Adicción al juego en la adolescencia

Riesgos del juego online en la adolescencia

Riesgos del juego online en la adolescencia

Como ya sabemos, la apertura de salas de juego cerca de los colegios es un importante factor de riesgo de la adicción al juego en los adolescentes. También sabemos que puede afectar en este sentido las campañas de algunas empresas de este sector que ofrecen meriendas gratis a los chicos. Asimismo, la facilidad para apostar que brindan los juegos online y las apuestas deportivas se manifiesta como otro importante factor de riesgo para los jóvenes.

Adolescencia e impulsividad un factor de riesgo en la adicción al juego

Efectivamente, el juego se está convirtiendo en un serio problema para los adolescentes. Para explicarlo, me apoyaré en dos estudios. El primero de ellos, publicado en Computers in Human Behavior tenía como objetivo comprender el impacto del juego online sobre los problemas asociados a esta actividad en una muestra de alrededor de 15 mil adolescentes italianos. Un objetivo adicional era identificar y examinar aquellos adolescentes con mayores problemas de juego. El segundo estudio incluyó 874 adolescentes y tenía como objetivo evaluar la relación potencial que tiene la impulsividad con los problemas de juego.

El 83% de los adolescentes evaluados en Italia fueron clasificados como jugadores “no problemáticos” (incluye un 15% que no ha jugado durante el último año), el 10% como jugadores “riesgo” y el 7% como jugadores “con problemas”. El estudio determinó que los adolescentes que juegan online tienen cinco veces más probabilidades desarrollar problemas con el juego.

En este sentido también se observó que los chicos tenían más probabilidades de desarrollar problemas con el juego que las chicas. Otro factor de riesgo es percibir que el estatus socioeconómico de la familia es bajo. Por último, debe considerarse cuidadosamente el uso de Internet como actividad de ocio. Los problemas en el juego se asociaban directamente a un mayor uso de smartphones, tablets, Internet-cafés, televisión y videoconsolas.

Los adolescentes que juegan online tienen cinco veces más probabilidades desarrollar problemas con el juego

En España, se realizó un seguimiento de 2 años a casi 900 adolescentes. Los resultados fueron publicados en Frontiers in Psychology y se pudo constatar que alrededor de 500 adolescentes reportaron haber jugado durante su tiempo libre. El 95% fueron clasificados como jugadores no problemáticos, el 4% como “riesgo” y solamente el 1% tenían problemas con el juego. Dentro de los juegos más reportados estaban la Lotería, las apuestas deportivas, el poker y el bingo.

Los resultados sugieren que la relación entre la impulsividad y los problemas con el juego es bidireccional. La impulsividad, en términos de actuar sin pensar o planificar, precede a los problemas de juego. Por otra parte, en la medida que los problemas con el juego ganan intensidad, también se incrementan los reportes de impulsividad y la preferencia por la recompensa a corto plazo.

Los juegos más reportados estaban la Lotería, las apuestas deportivas, el poker y el bingo

Como ha podido observarse, el juego online incrementa la posibilidad de desarrollar problemas con el juego. Además de regulaciones estrictas que impidan el acceso a los adolescentes a las fuentes de apuestas online, se necesitan intervenciones preventivas que informen a la familia y actúen sobre la impulsividad en esta etapa evolutiva. Los adolescentes deben aprender estrategias que les ayuden a elegir y valorar las recompensas a medio y largo plazo, sobre aquellas a corto plazo.

Severidad de la adicción al juego y traumas en la infancia

La aparición de numerosas alteraciones psicopatológicas se encuentra estrechamente vinculada a los traumas en la infancia. Cuando se habla de traumas en la infancia se hace referencia a una amplia gama de episodios como maltrato, abandono, abusos físicos y sexuales, enfermedades graves o muerte de los padres, entre otras.

Un reciente estudio publicado en Archives of General Psychiatry con casi 6.000 pacientes atendidos por psiquiatría, reveló que el 44% de los trastornos de la infancia y la adolescencia, así como el 30% de los que aparecen en la edad adulta, tienen una estrecha relación con los traumas en la infancia. Un elemento clave para que estos episodios traumáticos ganen fuerza, es que deben provocar una disociación patológica en los procesos de integración del normal desarrollo psicológico del niño.

Siguiendo esta dirección, un grupo de investigadores italianos se propusieron evaluar si la relación entre la severidad de la adicción al juego y los traumas durante la infancia podría estar mediada por la severidad de la disociación patológica producida por estos traumas. Los resultados de este estudio fueron publicados en Clinical Psychology and Psychotherapy. Para ello fueron evaluados 171 jugadores (134 hombres y 37 mujeres) que asistían regularmente a dos casinos italianos. La edad media era de 34 años, aunque el rango oscilaba entre 18 y 64 años y el 65% tenía empleo.

Alrededor del 65% de los encuestados podían ser clasificado como jugadores problemáticos (13% con asistencia semanal entre 2-4 veces al casino) o patológicos (52% con asistencia igual o mayor a 5 veces por semana). Cerca del 65% eran fumadores. Por último, el 58% de los participantes también apostaban online y alrededor del 20% usaba drogas ilegales.

Por supuesto la relación entre la severidad del juego y los traumas en la infancia fue fuerte y de igual forma ocurrió con las experiencias disociativas. De hecho, se pudo comprobar que la relación entre la severidad del juego y los traumas en la infancia estaba completamente mediada por la disociación patológica.

El tratamiento de los jugadores patológicos debe incorporar el trabajo sobre las experiencias traumáticas en la infancia

Ello quiere decir que resulta probable que los jugadores patológicos hayan experimentado traumas durante su infancia con gran presencia de síntomas disociativos patológicos. Estos síntomas afectan el desarrollo normal de las funciones psíquicas superiores como la conciencia, la memoria o la identidad. También tienen un efecto notable sobre el desarrollo de las funciones ejecutivas como la regulación de las emociones y la conducta.

Es por ello que el tratamiento de los jugadores patológicos no puede limitarse a alejarles de las salas de juego u otras fuentes de apuestas. Debe, además, incorporar el trabajo sobre las experiencias traumáticas en la infancia y el tratamiento de los síntomas disociativos que se establecieron a partir de las mismas.

Si tienes algún familiar o conoces a alguna persona con esta adicción, en la Clínica de Tratamiento de Adicciones Fundación Recal podemos ayudarlo. No dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso y de forma totalmente confidencial.

¡Feliz semana!