fbpx
   

Mantener la serenidad durante la tormenta

Efectos psicológicos de la cuarentena - Clínica Recal

Mantener la serenidad durante la tormenta

Mantener la serenidad durante la tormenta

En este momento recuerdo la frase que dice que “la imaginación es la mitad de la enfermedad, la tranquilidad es la mitad del remedio y la paciencia es el inicio de la cura”. En la Historia de la Medicina, los grandes médicos siempre han tenido claro el rol que juegan las emociones para que la balanza se incline en una dirección o en otra.

España se encuentra transitando por su semana más difícil en la batalla de todos contra el COVID-19. Se ha superado una cifra de fallecidos que hace tres semanas parecía imposible y el sistema de salud ha comenzado a mostrar evidentes señales de colapso. Es en este momento donde el miedo puede convertirse en pánico y las preocupaciones en obsesión.

Una secuencia de noticias en un espacio estelar que aborda el récord de fallecidos en un día, seguida por un hospital colapsado con su personal sanitario clamando desesperado por ayuda y una predicción matemática que ubica entre 7.000 y 14.000 el número de muertes en una sola Comunidad Autónoma quizás necesite ser mejor dosificada o enfocada. Las informaciones que se ofrecen a la población deberían considerar cuatro elementos: veracidad, momento, aporte y enfoque.

El miedo se propaga más rápido que el coronavirus y la conducta bajo su efecto, puede ser altamente destructiva

Como sucede cuando nos manejamos en una situación nueva y peligrosa, el efecto del miedo comienza a observarse en varios puntos de la geografía. El ejemplo más triste lo tenemos en el lanzamiento de piedras a un grupo de autobuses que transportaban ancianos enfermos con coronavirus, por parte de unos 50 vecinos en una población que no tiene sentido mencionar. Incluso se llegó a intentar bloquear el paso de la caravana con un coche.

Muchos experimentos en psicología han demostrado que la mayor parte de los que optan por estas conductas no suelen ser “malas personas”, sino que su pensamiento está guiado por el miedo. El miedo se propaga más rápido que el coronavirus y la conducta bajo su efecto, puede ser altamente destructiva.

Los efectos de la cuarentena

En este punto, entender el impacto psicológico de una cuarentena durante una epidemia es fundamental. Desde diciembre de 2019 los científicos veían venir el problema del COVID-19 y analizaban la viabilidad de aplicar medidas de cuarentena. Es por ello, que en febrero de 2020 se publica en The Lancet una revisión de 24 estudios sobre el tema, extraídos después de consultar más de 3.000.

No es una situación normal ni deseada. La mayoría de los estudios reportan efectos psicológicos negativos como la aparición de síntomas de estrés postraumático, confusión e ira. La persona está sometida a numerosas fuentes de estrés como la propia duración de la cuarentena, el miedo al contagio, el aburrimiento, la frustración, la escasez de suministros, la información alarmista o inadecuada, las pérdidas financieras y el estigma que supone pasar por todo este proceso.

Durante una cuarentena las personas deben enfrentarse a su lado más oscuro y muchos de los afectados desarrollan un patrón de abuso o dependencia de alcohol

Los resultados de once estudios llevados a cabo durante la cuarentena del SARS, mostraron el 20% de aquellos que fueron evaluados reportó miedo, el 18% nerviosismo, 18% tristeza y 10% culpa. Por otro lado, las emociones positivas eran escasas, apenas el 4% reportó sentirse aliviado.

Tres estudios que siguieron a los afectados durante más de tres años encontraron que muchos habían desarrollado un patrón de abuso o dependencia de alcohol. Este dato es muy importante, porque en España durante la última semana, la venta de cerveza durante la cuarentena se ha incrementado un 78% y los porros están a precio de oro. En fin, durante una cuarentena las personas deben enfrentarse a su lado más oscuro.

Efectos psicológicos de la cuarentena - Clínica Recal

 

¿Qué lobo alimentas?

La pregunta que da origen a este apartado surge de una historia, donde un sabio anciano le cuenta a su nieto la batalla que cada uno de nosotros debe librar cada día. En nuestro interior viven dos lobos en constante lucha, el primero es malvado, violento, lleno de odio, resentimiento y agresividad; mientras que el segundo es todo bondad, compasión y amor. El nieto, lleno de curiosidad le pregunta sobre el resultado, “¿qué lobo es el que gana la pelea?”. “Aquel que alimentas” fue la respuesta del abuelo.

Hacer nuestra parte es fundamental en estos momentos y quedarse en casa, el arma con el que debe luchar la mayoría

En esta tormenta que estamos viviendo, una de las pocas cosas que podemos controlar es cuál lobo alimentamos. De qué lado nos pondremos en esta guerra interna, para encarar la amenaza que viene del exterior. No es el momento de los reproches o de buscar culpables, sino de ver cómo podemos ayudar. Si volvemos a la revisión publicada en The Lacet, podríamos afirmar que es mejor alimentar el altruismo que la compulsión.

En Recal Clínica de Tratamiento de Adicciones solemos decir “menos lupa y más espejo”. Se trata de una llamada de atención para que dejemos de buscar un culpable externo, y tengamos el valor para confrontar nuestros defectos de carácter. Todos queremos que cambien las cosas, pero no queda tan claro si todos estamos dispuestos a cambiar para que las cosas mejoren. Hacer nuestra parte es fundamental en estos momentos y quedarse en casa, el arma con el que debe luchar la mayoría.

 

¿Qué es la serenidad?

Para explicar qué es la serenidad utilizaré otra historia que he leído en Internet. Se trata de un Rey que pidió que organizaran un concurso para seleccionar el cuadro que mejor describiera la serenidad. Ordenó que no se rechazara ninguno, por extraño que pareciera a los jueces. Se cuenta que llegaron cuadros de todos los lugares del mundo. Mostraban la mar en calma, cielos despejados, un amanecer o atardecer perfectos. El factor común era que todos recreaban situaciones de paz y calma.

El día de la elección del cuadro ganador, el Rey pasó por delante de todos los descritos y se detuvo delante de uno que desentonaba bastante. Se trataba de un pequeño nido en un árbol, donde un pajarillo recién salido del cascarón era alimentado por su madre en mitad de una fuerte tormenta. A pesar del fuerte viento, se observaba a la madre totalmente enfocada en dar de comer al pajarillo.

No podemos controlar la tormenta, pero sí podemos elegir con qué actitud la vamos a encarar. Elijamos el sano juicio

El Rey declaró este cuadro como el ganador del concurso para sorpresa de todos y explicó su decisión. La serenidad no se trata de vivir en calma en un mundo perfecto, la encontramos cuando somos capaces de mantenernos enfocados en nuestra tarea, aquella que consideramos esencial, en medio de las circunstancias más adversas.

Me gustaría concluir con un mensaje que nos deja muy claro cuál es nuestro gran desafío en este momento. Recordad que no podemos controlar la tormenta, pero sí podemos elegir con qué actitud la vamos a encarar. Por favor, elegid con sano juicio.

¡Entre todos venceremos al coronavirus!

¡Haz tu parte!

Boris C. Rodríguez-Martín PhD