fbpx
   

¿Qué es la recuperación de adicciones?

Que es la recuperación

¿Qué es la recuperación de adicciones?

¿Qué es la recuperación de adicciones?

Propongo comenzar respondiendo la pregunta que encabeza este tema. En la Fundación Recal, todas las semanas cada paciente asume una frase que le ayuda a alcanzar un grupo de objetivos terapéuticos. Si tuviera que escoger una que resuma este concepto, sin lugar a dudas sería la siguiente: “Recuperarse es mucho más que dejar de consumir, es cambiar actos, hábitos y actitudes”.

William White, un reconocido investigador en el tema lo define de manera similar. En un artículo publicado en el Journal of Substance Abuse Treatment, señala que “es la experiencia a través de la cual los individuos utilizan sus recursos internos o externos para gestionar los problemas causados por su enfermedad”. Ello incluye tanto el manejo de su constate vulnerabilidad a la misma, así como el desarrollo de un nuevo estilo de vida lleno de significado, productivo y saludable.

Recuperarse es mucho más que dejar de consumir, es cambiar actos, hábitos y actitudes”

Una definición con consenso

Quizás el lector esté tentado a pensar que revisaré varias definiciones hasta cerrar con una opinión personal que incluya lo mejor de todas, pero no es así. En este punto hablaré de cómo se construye un concepto de recuperación utilizando el método científico y las opiniones de sus principales protagonistas, los adictos en recuperación.

Haré referencia a un proyecto denominado What is recovery desarrollado por investigadores de diversos centros de salud y universidades en los Estados Unidos, dedicado a analizar las respuestas de casi 10.000 asistentes a grupos de ayuda mutua.

Los grupos de 12 pasos más frecuentados eran AA y NA, que agruparon al 85% del total de la muestra. Resulta importante resaltar que el 84% de los encuestados se encontraban abstinentes tanto de alcohol como de otras drogas.

Los resultados revelaron que, del total, 35 ítems tendían a agruparse alrededor de 4 factores denominados: 1) Abstinencia en recuperación; 2) Recursos imprescindibles; 3) Recuperación enriquecida y 4) Espiritualidad de la recuperación. Por último, un grupo de elementos no comunes fueron descartados.

Abstinencia en recuperación

La abstinencia fue fácilmente identificada como no consumir alcohol (79%), drogas (65%) o medicamentos fuera de las dosis prescritas por un médico (77%). Si bien esto es relativamente sencillo de comprender y algo más difícil de aplicar en las adicciones a sustancias, resulta más complejo en para otros comportamientos adictivos como el sexo o el comer.

Recursos imprescindibles

Por otra parte, cuáles pueden ser los recursos imprescindibles. Pues más del 90% de los participantes señalaron ser honesto con uno mismo, ser capaz de disfrutar la vida y ser capaz de gestionar los sentimientos negativos sin drogas o alcohol. Más del 80% no dudaron en identificar los siguientes: cambiar el modo de ver las cosas; esforzarse con ser coherente con sus creencias y valores mediante la realización de actividades que ocupen la mayor parte de su tiempo; un análisis realista de las propias habilidades y limitaciones; cuidar de la salud mental; no reemplazar una dependencia destructiva por otra; asumir y lidiar con los propios errores; y, finalmente, identificar la adicción como una enfermedad.

La recuperación es un proceso de crecimiento personal que va más allá de la abstinencia de alcohol y drogas, incluye ser honesto con uno mismo, gestionar las emociones negativas y disfrutar la vida sin consumir

Por último, más del 70% de los participantes señalaron como imprescindibles un grupo de elementos que no me gustaría pasar por alto. El primero de ellos es la capacidad de lidiar con situaciones que solían desbordarles. El segundo es ser capaz de disfrutar con la familia y con los amigos sin usar drogas o beber. El tercero se refiere a tener redes de apoyo de personas que le puedan enseñar cómo vivir sin drogas o alcohol. El último se refiere a evitar entornos de consumo.

Si tomamos en cuenta los elementos señalados por más del 90% de los encuestados podríamos comenzar a definir la recuperación como un proceso de crecimiento personal que va más allá de la abstinencia de alcohol y drogas (incluye medicamentos no indicados por un médico o fuera de las dosis prescritas), incluye ser honesto con uno mismo, además de gestionar las emociones negativas y ser capaz de disfrutar la vida sin consumir.

Recuperación enriquecida

Esta dimensión puede ser considerada como un proceso de crecimiento y desarrollo y fue seleccionada por cerca del 95% de los participantes como una parte definitiva de su concepto de recuperación. Otros elementos que superaron el 90% de selección en esta categoría fueron la capacidad de gestionar los altibajos de la vida de un modo funcional (91%) y hacerse responsables de las cosas que pueden ser cambiadas (92%).

Resulta necesario resaltar otro grupo de ítems que fueron elegidos por más del 80% de los participantes como parte de su concepto personal: vivir una vida plena que contribuya al mejoramiento personal, de la familia y de la sociedad (88%); disponer de herramientas que le permitan tener paz interior (87%); desarrollo de la autoestima (83%); el desarrollo de las fortalezas del carácter (85%) y atender al cuidado de la propia salud física (81%). En fin, convertirse en un tipo de persona con las que el resto puedan contar (80%).

La dimensión espiritual de la recuperación

Por su parte, la espiritualidad de la recuperación hace referencia al camino más que a la meta. Este fue un factor donde la elección de los distintos ítems como elemento definitivo del concepto propio de la recuperación nunca superó el 90%. No obstante, ser agradecido fue el ítem de mayor acuerdo dentro de esta categoría (87%).

El resto de los elementos que marcan la espiritualidad de la recuperación se enumeran a continuación:

  • Acerca de devolver lo recibido (78%)
  • Ser parte del universo o algo más grande que uno mismo (75%)
  • Ayudar a otros a dejar su sustancia de consumo (74%)
  • Sentirse conectado con una fuerza espiritual o poder superior (68%)
  • Tener una perspectiva más abierta sobre la espiritualidad (68%)
  • La naturaleza espiritual (no religiosa) de la recuperación (62%)

Sobre la dimensión espiritual de la recuperación, sustentada en el desarrollo de determinadas fortalezas del carácter desarrollaré un apartado más adelante.

Definición a “prueba de tiempo”

Si usamos los ítems más elegidos de los distintos factores, podríamos decir que la recuperación es: gestionar los contratiempos y emociones negativas sin consumo (97%); ser capaz de disfrutar la vida sin consumir (98%); ser honesto con uno mismo (99%); ser responsable de las cosas que se pueden cambiar (98%); y, un camino de crecimiento y desarrollo personal (99%).

Dos años después los investigadores volvieron a encuestar a más de 1.000 participantes del estudio que se ha descrito y determinaron que más del 90% del concepto original se mantenía estables. Los resultados de este estudio pueden ser consultados en Drug and Alcohol Dependence.

También resulta interesante resaltar que las puntuaciones otorgadas a los factores abstinencia y espiritualidad fueron mucho mayores en aquellos que llevaban más de cinco años en recuperación. Estos resultados pueden sugerir el que el valor que se le otorga a estos dos factores va ganando fuerza en la medida que la recuperación se consolida a través del tiempo.

Tipos de adictos en recuperación

Para finalizar, el mismo grupo de investigadores se propuso determinar la existencia de tipos de adictos en recuperación, analizando la concordancia de las definiciones sobre recuperación que ofrecían las distintas personas con la del concepto emergente y los factores asociados. De estas forma pudieron determinar la existencia de cinco clases principales, donde podían agruparse los asistentes a los grupos de ayuda mutua de 12 Pasos, que fueron denominados: tradicionales (53%); entusiastas (22%); independientes (11%); laicos (10%) y atípicos (4%).

Los miembros tradicionales refieren seguir todos los aspectos del programa de los 12 Pasos al pie de la letra. Se identifican con un fuerte compromiso con la abstinencia, no tomar medicamentos no recetados ni abusar de los recetados. Todos los que se agruparon en esta categoría reportaban asistir regularmente a grupos de 12 Pasos y mantenerse abstinentes.

Los miembros entusiastas tienen muchas similitudes con los tradicionales, pero suelen ser laxos con el uso de medicamentos no prescritos. Su conexión con los elementos espirituales del programa tampoco suele ser tan fuerte como la de los primeros, con la excepción de la relevancia que otorgan a la honestidad y la gratitud para su recuperación. Un elevado porcentaje reportó asistencia regular a grupos de 12 Pasos y mantener la abstinencia.

Los independientes o autosuficientes son bastante parecidos a los tradicionales y entusiastas en su compromiso con la abstinencia y los elementos básicos del programa. Sin embargo, suelen ser más reticentes con los aspectos que comprenden las relaciones interpersonales, como llamar o quedar con compañeros, hacer servicio o ayudar a otros.

Los miembros laicos suelen aceptar los aspectos físicos y mentales de la recuperación, pero no los espirituales. Es frecuente que el rechazo ocurra porque se confunde espiritualidad con religión. Tampoco suelen refrendar la abstinencia de medicamentos no prescritos y el concepto mismo de abstinencia suele ser menos restrictivo. Debo señalar que esta clase suele agrupar a los miembros más jóvenes o con menor tiempo de recuperación.

Por último, los miembros atípicos son los que menos se identifican con los elementos básicos del programa. Aunque suelen referir historias de recuperación natural (por ejemplo, “un día dije basta ya y no he consumido más”), la mayoría ha necesitado buscar alguna clase de ayuda para dejar de consumir. En numerosos casos el concepto de abstinencia queda reducido a su sustancia de elección. No solo no conectan con los elementos espirituales del programa, sino que suelen rechazarlo. Suelen ser más receptivos a los aspectos relacionales del programa. La mayoría recae frecuentemente o cambian su sustancia de elección por otra.

¡Feliz semana!

Boris C. Rodríguez-Martín PhD