fbpx
   

Los retos del tratamiento de adicciones ante la nueva normalidad

Videollamada familiar | Clínica Recal Tratamiento de adicciones

Los retos del tratamiento de adicciones ante la nueva normalidad

Los retos del tratamiento de adicciones ante la nueva normalidad

Entramos en el mes de septiembre tras un verano atípico con un sinfín de retos, en un mundo aún secuestrado por el COVID-19. En España puede decirse que el verano ha transcurrido entre el fin del confinamiento y el inicio de los rebrotes. Un verano lleno de restricciones y distancias, un verano de mascarillas, pero también un verano de botellones y fiestas.  La prensa se ha hecho eco de numerosos ejemplos de irresponsabilidad que han contribuido a elevar el número de contagios.

En el blog de la Clínica Recal hemos analizado el impacto que ha tenido la cuarentena sobre el consumo de diversas sustancias y algunos comportamientos. Si tuviera que juzgar el efecto introspectivo que el confinamiento tuvo para numerosas personas que consumen sustancias, basado en el elevado número de solicitudes de ingreso para tratamiento que recibimos durante el verano, diría que fue positivo.

Al parecer, muchas personas (y sus familias) tomaron conciencia durante este tiempo de que el consumo era un problema mayor del que habían pensado y se decidieron a pedir ayuda. En los meses de julio y agosto recibimos un elevado número de pacientes que pusieron al límite nuestra capacidad residencial, tomando en consideración los protocolos que debíamos cumplir para evitar los contagios.

Esta pandemia ha marcado un antes y un después en nuestras vidas. Los rebrotes y la ola de contagios que ha tenido lugar en los meses de verano hacen que encaremos el mes de septiembre con más conciencia y cautela. En este post me gustaría volver a analizar los retos del tratamiento de las adicciones en esta nueva normalidad.

Las adicciones en la era del COVID-19

El pasado 12 de agosto la revista Progress in Neuropsychophramacology & Biological Psychiatry publicaba in press, corrected proof (que podríamos traducir muy libremente como “recién salido del horno”) una revisión sobre este tema. Los estudios hallados revelaron algunos aspectos interesantes. En primer lugar, aquellas personas con trastornos por consumo de sustancias presentaban mayor riesgo de contagio y que el consumo tendió al incremento durante y, sobre todo, después del confinamiento. Los autores señalaron a los consumidores de opioides como la población más vulnerable dentro de este contexto.

El confinamiento fue un detonante importante de recaídas y el consumo se incrementó durante el desconfinamiento.

Un resultado interesante y a la vez paradójico, se produjo con el tabaco, pues si bien la nicotina mostró señales de ser un elemento protector contra la infección, la evolución de la enfermedad y las complicaciones clínicas eran mayores en los pacientes fumadores. También se observó que el confinamiento fue un detonante importante de recaídas y que el consumo se incrementó en numerosos países durante el desconfinamiento.

Por último, también alertaron del incremento del juego online. Los factores son obvios y radican en la mezcla explosiva que se produce al combinar la facilidad de acceso a estas plataformas con las condiciones del confinamiento.

“Muertes por desesperación”

Este concepto lo tomé de un artículo publicado pasado 29 de julio en Frontiers in Psychiatry, que aborda el impacto oculto de esta pandemia sobre la salud mental y las adicciones. Esta pandemia no solo se trata del virus, se trata también de cómo lidiar con el miedo, la incertidumbre, el distanciamiento, el aislamiento, la soledad y las notables repercusiones económicas que dejará a su paso.

Un reciente análisis del Well Being Trust estima que en EEUU las “muertes por desesperación” como consecuencia de los daños colaterales del COVID-19 en los años venideros podrían superar las 70 mil. Muchas de estas muertes se producirán por suicidios o como consecuencia directa del consumo de alcohol u otras drogas.

En este contexto, ayudar a las personas a recuperarse de las adicciones no es una tarea menor y, sobre todo cuando se puede hacer promoviendo algo mas que la abstinencia. Esta es una tarea donde enfocarse en los valores resulta fundamental.

¿Qué dicen los expertos?

En un artículo publicado en General Psychiatry el pasado 8 de julio, un panel de expertos brindaba un grupo de sugerencias para la prevención y tratamiento orientadas hacia la población general, las personas en riesgo o con adicciones, las familias y los centros de tratamiento.

En el nivel del individuo, resaltan la importancia de prestar atención a las emociones y estados de ánimo, crear las redes de apoyo que le permitan compartir sus problemas y recibir ayuda de otros, ser conscientes de los síntomas de abstinencia y cómo gestionarlos y, por supuesto, estar informados de las medidas para prevenir el COVID-19 y aplicarlas. Con respecto a la familia, destacan la importancia que tienen para ayudar al adicto y las distintas áreas donde deben ejercer esa ayuda.

De igual forma, realizan un grupo de sugerencias para los centros de tratamiento de adicciones. Tal y como hicimos en la Clínica Recal de Tratamiento de Adicciones, recomiendan limitar las visitas de familiares y las actividades de rehabilitación que se realicen fuera de los centros. A su vez, incrementar las actividades al aire libre dentro del centro, en la medida en que ello sea posible.

También proponen que se amplíe el numero de llamadas a familiares y el tiempo de duración. Por último, se debe prestar especial atención a los pacientes duales y asegurarse, mediante consulta con psiquiatría, de que disponen de la medicación adecuada.

 

Recuperarse es mucho más que dejar de consumir

Hace apenas unos días se publicó en Viva la Vida una entrevista a María Quevedo de la Peña, nuestra Directora Sanitaria, que resume muy bien el espíritu del encabezado de esta sección. La recuperación de adicciones comienza con un compromiso con la abstinencia, pero no puede sostenerse si no se promueven valores como la honestidad, la receptividad, la buena voluntad o la esperanza.

En contextos de crisis refugiarse en el consumo de alcohol, drogas o el juego puede ser tentador, y probablemente la solución que busquen numerosas personas a sus problemas; pero el alivio dura muy poco tiempo y, a largo plazo, todos los problemas que se pretenden evitar terminan estallando con más fuerza. Para muchos la opción debe ser no empezar, prevenir antes que curar, pero para otros el camino es la recuperación.

La recuperación de adicciones comienza con un compromiso y se sostiene con valores como la honestidad, la receptividad, la buena voluntad o la esperanza.

La promesa de la recuperación es poder afrontar la vida sin consumo y con sano juicio, estando lo suficientemente sereno para poder gestionar las emociones y los problemas sean cuales sean. Algunos tendrán solución y otros no. Para algunos la solución dependerá de que seamos capaces de cambiar y que tengamos el valor para hacerlo.

Por otro lado, cuando hemos hecho nuestra parte y el problema no tiene solución, solo nos queda aceptar. La aceptación es un recurso que libera a las personas del sufrimiento. Como bien señala una máxima muy repetida en recuperación, “el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”.

Abrazo en terapia | Clínica Recal Tratamiento de adicciones

Recuperación y distanciamiento interpersonal: la ausencia de abrazos

Aunque muchas de las terapias y el seguimiento de los pacientes y sus familias puede hacerse online a través de las diversas plataformas por las que se pueden hacer videollamadas, el contacto interpersonal que existía antes de las restricciones es algo que se echa bastante en falta. ¡Sobre todo los abrazos!

Muchos pacientes que pasaron de una etapa a otra refieren que sienten que falta la cercanía que les proporcionaba el abrazo. El abrazo de los compañeros cuando ingresas o lees algún trabajo como la Historia de Vida o la carta de algún familiar. También echan en falta el abrazo de los miembros del equipo terapéutico.

En las terapias se echa de menos el contacto interpersonal y, sobre todo, los abrazos. Esperamos recuperarlos pronto

Dado que seguimos el Modelo Minnesota de Tratamiento de Adicciones también facilitamos a los pacientes el contacto con las confraternidades de AA o NA. Antes podían ir a las reuniones, mientras que ahora son online y los abrazos también se echan en falta en estos contextos.

En fin, aunque las bases del tratamiento sigan siendo eficaces, me pregunto cuánto influye un simple en la motivación y el compromiso con el tratamiento y el programa de recuperación. Espero que podamos recuperarlos y que sea más pronto que tarde.

 

A modo de conclusión

Acaba el verano y septiembre nos ha quitado la venda de los ojos, el COVID-19 sigue ahí y los contagios crecen. Los estragos de esta enfermedad están muy lejos de poder ser cuantificados aún. Sin embargo, la vida no se puede detener y hay muchos retos a los que debemos hacerles frente, en paralelo con esta enfermedad.

Educar para prevenir sigue siendo una asignatura pendiente en el área de las adicciones, que va muy ligada a la promoción de tipos de ocio alejados del consumo de sustancias. ¿Seremos capaces de separar el concepto de diversión del de consumo?

Por último, el tratamiento de las adicciones tampoco puede esperar a la vacuna del COVID-19. Debido a ello, animo a todo aquel que se haya dado cuenta de que su consumo de algunas sustancias o comportamientos se ha convertido en un problema a que busque ayuda.

¡Feliz semana!

Boris C. Rodríguez Martín PhD

Adicciones: ¿Qué son y cómo recuperarse

 

 

 

Temas relacionados:
Adicción y recuperación,