fbpx
   

Terapia artística para pacientes con adicciones

Arteterapia y tratamiento de adicciones

Terapia artística para pacientes con adicciones

Terapia artística para pacientes con adicciones

El trabajo de arteterapia, afirma Pilar Orgillés (2002), “se fundamenta sobre el supuesto de que creatividad y salud son dos conceptos íntimamente ligados y que cada individuo, tenga o no formación artística, posee un potencial creativo que no siempre consigue desarrollar”.

La terapia artística, ayuda a potenciar la creatividad y permite a los pacientes relacionarse en un ambiente de expansión. Como método psicoterapéutico, señala Volkow (2008), incide directamente sobre la vulnerabilidad individual, circunstancia clave en el desarrollo de la adicción. Por tanto, su objetivo prioritario se centra en el trabajo con las experiencias personales. Las secuelas del consumo tóxico hacen evidentes grandes carencias en la persona y su identidad para desarrollar un discurso y un pensamiento propio sin la supervisión constante del grupo.

El objetivo prioritario de la arteterapia se centra en el trabajo con las experiencias personales

Las sesiones de terapia artística suponen breves ejercicios de evasión de la realidad cotidiana para las personas en tratamiento. Como señala Orgillés (2011:140), “es necesario que a través del trabajo creativo se potencie la subjetividad necesaria que permita a los/las pacientes desarrollar un discurso propio que les pertenezca, otorgándoles la categoría de sujeto único y diferenciado de sus semejantes, alejándolos de la normalización del ‘ser adicto’, experimentada a veces como única investidura identitaria de sostenimiento”.

La importancia del trabajo artístico tiene que ver también con el empleo del cuerpo, en concreto el trabajo manual,  situándose los/las pacientes en aquel lugar dónde dejaron de dibujar o hacer ejercicios creativos. Esto les permite empezar de nuevo en algunos casos y recuperar una identidad perdida o bien el deseo de empezar a construir una nueva. Algunos pacientes continúan trabajando de manera creativa una vez terminada su recuperación.

 

Un entorno seguro

El arteterapeuta debe posicionarse siempre desde la escucha en una actitud abierta, ofreciendo un entorno seguro y confortable que permita a los pacientes confiar y experimentar con su creatividad.

Durante los procesos de terapia artística, los ejercicios resultantes son siempre bien acogidos, sin juzgar, permitiendo un ambiente creativo de seguridad donde los pacientes se sorprenden de sus propias capacidades y comparten con el grupo sus experiencias artísticas.

La posibilidad de expresarse de manera artística tiene una repercusión muy importante en el tratamiento de las adicciones.Las propuestas de creación varían semanalmente, éstas pueden ser libres, a partir de materiales o generadas mediante diferentes consignas. La mayoría de las veces, y dadas las características de los grupos, normalmente numerosos y dinámicos, donde se producen continuamente altas y bajas, trabajamos con temas y materiales diversos que permiten crear un grupo sólido y con propuestas que empiezan y finalizan en una misma sesión, a veces con la posibilidad de continuar en la sesión siguiente.

La posibilidad de expresarse de manera artística tiene una repercusión muy importante en el tratamiento de las adicciones

El trabajo de terapia artística a través de la creatividad permite reactivar o desarrollar las capacidades de los pacientes, siempre respetando sus tiempos sin violentar sus bloqueos ni sus resistencias y realizando un acompañamiento discreto y humilde durante el proceso y también al término de sus trabajos. Todo ello permite solidificar un vínculo entre los pacientes para seguir avanzando.

La última parte de una sesión grupal tiene que ver con el cierre de la misma, aunque no siempre nos da tiempo a comentar los trabajos. En este punto, los pacientes ponen en común de manera voluntaria sus creaciones, que suelen reflejar sus vivencias y dificultades. Son momentos en los que, desde la seguridad que les brinda trabajar en un área creativa-introspectiva pueden poner palabras a las emociones que surgen desde lo artístico.

Desde la seguridad que les brinda trabajar en un área creativa-introspectiva pueden poner palabras a las emociones que surgen desde lo artístico

Normalmente se escuchan entre sí y actúan de manera muy empática y positiva con el resto de los compañeros. De la misma manera, si lo desean, pueden recibir comentarios sobre su trabajo por parte de sus compañeros y del propio arteterapeuta.

 

Objetivos y efecto

La terapia artística no pretende centrar la atención en el conocimiento de las técnicas que rigen para cada uno de los lenguajes artísticos, ni crear únicamente un espacio para la expresión, ni ocupar el tiempo libre de los pacientes; su objetivo es facilitar a través de la creación el proceso necesario que propicie las transformaciones propias de cada persona. En definitiva, la búsqueda de un alivio para la persona que sufre.

El efecto de la intervención arteterapéutica en los pacientes con adicciones se aporta al resto de profesionales que forman parte de los equipos multidisciplinares, respetando los principios éticos que regulan nuestra profesión. Para ello, se facilita información sobre el desarrollo de cada sesión, así como sobre la evolución de cada individuo en particular, respecto a su proceso creativo y su actitud delante del contexto grupal, con el fin de que su aportación, conjuntamente con la del resto de profesionales que forman parte de un mismo equipo, sea utilizada para valorar los avances o retrocesos de cada paciente y forme parte del consenso sobre futuras propuestas de tratamiento que favorezcan su progresión.

Al no sentirse juzgado, y casi sin darse cuenta, se permite ir aumentando la confianza en sus semejantes y en sí mismo contribuyendo a rentabilizar su paso por el tratamiento

Se trata de que los pacientes puedan encontrar o reencontrar una identidad propia que les permita pensar y tomar sus decisiones una vez reinsertados en la sociedad fuera de la sobreprotección grupal. Es entonces cuando el paciente, al no sentirse juzgado, y casi sin darse cuenta, se permite ir aumentando la confianza en sus semejantes y en sí mismo contribuyendo a rentabilizar su paso por el tratamiento. Solo en esa confianza, en esa construcción de sí mismo encontrará la fuerza necesaria para poder afrontar todas aquellas vicisitudes futuras que puedan presentarse.

En este sentido el trabajo con la creatividad y las producciones resultantes les procura figuraciones de sí mismos, permitiéndoles experimentar las vivencias de una creación nueva y única, de la que son sus propios autores y a la que pueden acogerse con una nueva implicación que no los pone en peligro.