Alcoholismo   

 

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad crónica, progresiva y en muchos casos mortal producida por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, que interfieren en la salud física, mental, social y/o familiar así como en las responsabilidades laborales.

 

Tipos de dependencia

  • La física – La dependencia física se revela por sí misma cuando se interrumpe la ingesta de alcohol con síntomas muy claros, como temblores, sudoración… llegando incluso a producir la muerte.
  • La psicológica – Una vez superada la dependencia física comienza el verdadero trabajo y es enseñar a la persona a lidiar con sus emociones y situaciones sin recurrir al uso del alcohol. Esta es la verdadera dependencia psicológica: pensar que no se es capaz de vivir la vida sin alcohol.

 

Causas

No hay una causa definida del alcoholismo, pero hay factores de riesgo que pueden jugar un papel importante en su desarrollo. De hecho es una enfermedad biopsicosocial, y tiene causas:

  • Biológicas - Es más probable en las personas con algún familiar alcohólico o con algún trastorno psiquiátrico y la razón puede encontrarse en anomalías genéticas o bioquímicas.
  • Psicológicas – Ansiedad, conflictos en las relaciones personales, baja autoestima, timidez, entre otras.
  • Sociales – Facilidad para tomar contacto con el alcohol. Entorno de consumo, abuso del alcohol en situaciones sociales, estilos de vida estresantes, etc.

 

Síntomas

  • Incapacidad de mantenerse sin consumir alcohol.
  • Promesas incumplidas de controlarse o abstenerse.
  • Descuido en la higiene personal y la alimentación.
  • Trastornos del sueño.
  • Ausencia, errores y retrasos recurrentes en el trabajo.
  • Angustia o presión en el pecho por las mañanas.
  • Mentir sobre la cantidad ingerida o esconder botellas.
  • Pérdida de tiempo y/o dinero en planear el consumo, consumiendo o por la resaca.
  • Beber solo o juntarse con personas con las cuales el único vínculo es la bebida.
  • Tener algún tipo de consecuencia por el consumo de alcohol y no ser capaz de controlarse.
  • Sentimientos de culpabilidad el día siguiente.
  • Lagunas mentales.
  • Ponerse a la defensiva al hablar sobre el problema.
  • Incapacidad para divertirse sin la presencia del alcohol.
  • Episodios de cambio de personalidad bajo los efectos del alcohol.

 

Consecuencias

Las consecuencias del alcoholismo pueden afectar a distintos ámbitos de la vida del adicto:

1) Salud:

  • Envejecimiento prematuro.
  • Pérdida/aumento de peso corporal.
  • Alteraciones inmunológicas.
  • Gastritis crónica, úlceras de estómago o duodeno.
  • Alteración de la función general del hígado y finalmente cirrosis.
  • Pancreatitis.
  • Hipertensión.
  • Aumento de los triglicéridos y del colesterol LDL.
  • En hombres, reducción de testosterona, pérdida de pelo facial así como, aumento del tamaño de las mamas, reducción de la libido e impotencia.
  • En mujeres, amenorrea, anovulación y menopausia precoz.
  • Hipoglucemia, cetoacidosis e hiperuricemia.
  • Diferentes cánceres del tracto gastrointestinal.
  • Retención de líquidos, hinchazón.
  • Enrojecimiento y capilares de la cara dilatados.
  • Síndrome de alcoholismo fetal en mujeres embarazadas.
  • Delirium tremens.
  • Síndrome de Wernicke-Korsakoff.
  • Depresión, ansiedad.
  • Suicidio.

2) Trabajo:

  • Absentismo y retrasos sin justificación.
  • Conflictos con los compañeros.
  • Lentitud, torpeza y escasa eficacia.
  • Despido.

3) Familia:

  • Empeoramiento de las relaciones familiares.
  • Maltrato psicológico y, en algunos casos, físico.
  • Separaciones y divorcios.
  • Celotipias.
  • Daños y trauma a hijos.

4) Personal:

  • Sentimientos de frustración e impotencia.
  • Episodios de violencia.
  • Aislamiento.
  • Depresión y cambios del estado de ánimo.
  • Sufrimiento.

 

Tratamiento

El alcoholismo es una enfermedad que tiene tratamiento. Ver la página de tratamiento de adicción a sustancias.