En el Tratamiento Ambulatorio el paciente estará en el centro durante el día.

El paciente regresa cada día a casa después de las terapias, siempre y cuando se reúnan las condiciones que permitan considerar como “seguro” el lugar donde reside. Dicha valoración la lleva a cabo el equipo terapéutico.