¿Qué es la Recuperación? Parte II

En el post anterior me referí al proyecto What is recovery(1) que tomaba en cuenta las opiniones de más de 9000 adictos para construir tanto el concepto de Recuperación como los elementos que la definen. El 85% de la muestra asistía principalmente a grupos de AA y NA. Otro dato interesante dentro de estos participantes es el tiempo que llevan limpios y en recuperación: 12% entre 3 y 5 años; 16% entre 5 y 10 años; 17% entre 10-20 años y el 23% con más de 20 años.

Los resultados revelaron que 35 ítems tendían a agruparse alrededor de cuatro factores: 1) Abstinencia en recuperación; 2) Recursos imprescindibles; 3) Recuperación enriquecida y 4) Espiritualidad de la recuperación.

Los criterios de selección de los ítems oscilaron en diferentes posibles de respuestas entre definitivamente forma parte de mi definición y su opuesto. En este escrito solamente haré referencia al porciento de personas que seleccionó la primera opción (definitivamente forma parte de mi definición). En primer lugar, la abstinencia era fácilmente identificada como no consumir alcohol (79%), drogas (65%) o medicamentos fuera de las dosis prescritas por un médico (77%).

Por otra parte, cuáles pueden ser los recursos imprescindibles. Pues más del 90% de los participantes señalaron ser honesto con uno mismo, ser capaz de disfrutar la vida y ser capaz de gestionar los sentimientos negativos sin drogas o alcohol. Más del 80% no dudaron en identificar los siguientes: cambiar el modo de ver las cosas; esforzarse con ser coherente con sus creencias y valores mediante la realización de actividades que ocupen la mayor parte de su tiempo; un análisis realista de las propias habilidades y limitaciones; cuidar de la salud mental; no reemplazar una dependencia destructiva por otra; asumir y lidiar con los propios errores; y, finalmente, identificar la adicción como una enfermedad.

Por último, más del 70% de los participantes señalaron como imprescindibles un grupo de elementos que no me gustaría pasar por alto. El primero de ellos es la capacidad de lidiar con situaciones que solían desbordarles. El segundo es ser capaz de disfrutar con la familia y con los amigos sin usar drogas o beber. El tercero se refiere a tener redes de apoyo de personas que le puedan enseñar cómo vivir sin drogas o alcohol. El último se refiere a evitar entornos de consumo.

Si tomamos en cuenta los elementos señalados por más del 90% de los encuestados podríamos comenzar a definir la recuperación como un proceso de crecimiento personal en el que va más allá de la abstinencia de alcohol y drogas (incluye medicamentos no indicados por un médico o fuera de las dosis prescritas), incluye ser honesto con uno mismo, además de gestionar las emociones negativas y ser capaz de disfrutar la vida sin consumir.

Aunque este concepto es consistente con la frase “recuperarse es mucho más que dejar de consumir, es cambiar actos hábitos y actitudes”, no la abarca en su totalidad. Para ello resulta necesario tomar en cuenta los factores restantes (recuperación enriquecida y espiritualidad de la recuperación) que serán objeto de análisis en el próximo post.

Boris C. Rodríguez-Martín PhD

Referencia

1.            Kaskutas LA, Borkman TJ, Laudet A, et al. Elements That Define Recovery: The Experiential Perspective. Journal of Studies on Alcohol and Drugs. 2014;75(6):999-1010.