Chemsex: sexo y drogas

Chemsex: sexo y drogas

 

El término chemsex, que se origina de otro anglicismo que recoge las abreviaturas de las palabras chemicals y sex, es utilizado para designar el consumo de drogas con el fin de facilitar la actividad sexual.1 Las personas que lo practican consumen las llamadas drogas recreativas para realizar actos sexuales de alto riesgo bajo sus efectos.

Los estudios sugieren que es una práctica minoritaria, mayormente extendida entre hombres que tienen sexo con hombres.2 Bajo el efecto de estas sustancias, las personas han reportado estar 72h en orgías, sin comer o dormir.3 Obviamente el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual es enorme.

Un elemento que alarma es la facilidad con la que se puede acceder a este tipo de actividades mediante diversas aplicaciones. Aunque una vez conectadas varias personas para la “fiesta”, el resto puede salir de las propias listas de contacto de los organizadores.

En España, el consumo de drogas entre las personas que practica chemsex puede ser muy variado (cocaína, GHB, ketamina, speed, “crystal”, éxtasis y MDMA), aunque no se dispone de datos para determinar la magnitud del problema.4 Sin embargo los resultados de dos estudios Latinsex2012 y SIALON II, realizado en 2013, han revelado que la cifra podría alcanzar entre el 30 y el 50% de los hombres que frecuentan locales de ocio gay. Estos resultados no incluyen el sexo bajo el consumo de alcohol.

Un estudio que evaluó 15 pacientes (25-54 años) en el CAD de Arganzuela (Madrid) esboza algunas características a tomar en consideración.5 El 60% de los pacientes tenía estudios universitarios, el 70% estaba laboralmente activo y el 53% vivían solos. La totalidad estaba diagnosticada como trastorno por consumo de mefedrona grave, con una dosis media de 3 gramos por consumo. El 73% de la muestra practicaba sus actividades sexuales en grupo (utilizando aplicaciones geosociales para encontrar compañeros de sesión) y el 86% no usaba condón.

¿Cuáles son los motivos para practicar chemsex?6 Los estudios revisados señalan la búsqueda del efecto estimulante (ponerse “cachondo”), intensificar la potencia y el placer sexual, mayor desinhibición para hacer cosas que no serían capaces de hacer en sobriedad.

También se ha reseñado aumentar la resistencia (“alargar el polvo”) o facilitar ciertas prácticas que podrían resultar dolorosas. En este último punto se reseña la práctica del fisting (introducción parcial o total de la mano por la vagina o el ano) es usualmente acompañada del consumo de Popper y/o Ketamina.

Otras motivaciones pueden ser la búsqueda aceptación o sentido de pertenencia a un grupo. Algunas personas refieren estar guiadas por la búsqueda de intimidad cuando la interacción es uno-a-uno. Por último, se ha referido el alivio de estados de ánimo negativos.

¡Feliz semana!

Boris C. Rodríguez-Martín PhD

Referencias

  1. Giorgetti R, Tagliabracci A, Schifano F, Zaami S, Marinelli E, Busardò FP. When “Chems” Meet Sex: A Rising Phenomenon Called “ChemSex.” Curr Neuropharmacol. 2017;15(5). doi:10.2174/1570159X15666161117151148
  2. McCall H, Adams N, Mason D, Willis J. What is chemsex and why does it matter? BMJ. 2015;351:h5790. doi:10.1136/BMJ.H5790
  3. Bourne A, Reid D, Hickson F, Torres Rueda S, Weatherburn P. The Chemsex Study: Drug Use in Sexual Settings among Gay and Bisexual Men in Lambeth, Southwark and Lewisham. Sigma Research, London School of Hygiene & Tropical Medicine; 2014. http://researchonline.lshtm.ac.uk/2197245/.
  4. Fernández-Dávila P. “Sesión de sexo, morbo y vicio”: una aproximación holística para entender la aparición del fenómeno ChemSex entre hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres en España. Rev Multidiscip del SIDA. 2016;4:41-65.
  5. Salgado BR, Dolengevich-Segal H. Mephedrone and chemsex. A descriptive analysis of a sample of patients in Madrid. Rev Española Drog. 2016;41(4):47-61.
  6. Hegazi A, Lee M, Whittaker W, et al. Chemsex and the city: sexualised substance use in gay bisexual and other men who have sex with men attending sexual health clinics. Int J STD AIDS. 2017;28(4):362-366. doi:10.1177/0956462416651229