Cibersexo: perfil del usuario con problemas

Cibersexo: perfil del usuario con problemas

 

En el post anterior hablaba sobre el cibersexo, su definición y características generales. Explicaba que puede ser un grave problema para el 5% de los hombres y el 2% de las mujeres que lo consumen.1 ¿Quiénes componen mayormente estos porcientos y qué actividades realizan?

En el caso de los hombres suelen ser solteros y un tener un elevado nivel educacional. En su mayor parte buscan compulsivamente actividades en solitario, como sitios Web pornográficos para masturbarse. En el caso de las mujeres suelen ser actividades más orientadas a compartir, como los Chats. Aunque también se ha observado un elevado consumo en individuos casados o en una relación estable, pero tiende a ser solamente esporádico y recreativo.

En cuanto a las motivaciones para el consumo, también se observan diferencias entre el uso recreativo y el uso problemático. Las motivaciones para el uso recreativo suelen ser obtener excitación, relax o simplemente distraerse; mientras que el uso problemático se encuentra más relacionado con la gestión de emociones o compensar fantasías sexuales que son difíciles de satisfacer en la vida cotidiana. El mayor problema consiste en utilizarlo para regular pensamientos, emociones o sensaciones incómodas.

Desde un punto de vista psicológico, elementos como la inseguridad emocional, la evitación o apego excesivos y, una historia de eventos traumáticos son buenos predictores del consumo problemático de cibersexo. También se ha relacionado los síntomas de adicción al sexo con una historia de abusos sexuales.

De igual manera, se han reportado problemas con el control de los impulsos en la mitad de aquellos consumidores con problemas. Por último, la relación inversa entre el consumo de cibersexo y la habilidad para establecer relaciones íntimas con otras personas es un elemento que merece una mención aparte.2

También existe una elevada asociación entre el cibersexo y el consumo de sustancias. Un reciente estudio realizado en España con adolescentes de 16-18 años observó que aquellos que reportaron consumir alcohol y drogas se mostraban más propensos a conductas riesgo de cibersexo.3

Otro elemento que permite diagnosticar un problema es el contenido que se busca en Internet. Se consideran como búsquedas de riesgo las relacionadas con sexo en grupos, adolescentes y/o directamente las de contenido parafílico.

En fin, si bien no podemos considerar patológicas las conductas de la vida cotidiana, los datos aportados por diversas investigaciones y el deterioro observado en numerosas personas que solicitan ayuda para enfrentar estos problemas, hacen necesario el diseño de planes que enfocado en la prevención de conductas riesgo y la promoción de una relación más saludable con la forma en que las personas conciben y se relacionan con el sexo.

¡Feliz semana!

Boris C. Rodríguez-Martín PhD

Referencias

  1. Wéry A, Billieux J. Problematic cybersex: Conceptualization, assessment, and treatment. Addict Behav. 2017;64:238-246. doi:10.1016/j.addbeh.2015.11.007
  2. Weinstein AM, Zolek R, Babkin A, Cohen K, Lejoyeux M. Factors Predicting Cybersex Use and Difficulties in Forming Intimate Relationships among Male and Female Users of Cybersex. Front Psychiatry. 2015;6:54. doi:10.3389/fpsyt.2015.00054
  3. Castro-Calvo J, Ballester-Arnal R, Gil-Llario MD, Giménez-García C. Common etiological pathways between toxic substance use, Internet and cybersex addiction: The role of expectancies and antisocial deviance proneness. Comput Human Behav. 2016;63:383-391. doi:10.1016/J.CHB.2016.05.066