Trastornos alimentarios.jpg

Comida

Los trastornos de la conducta alimentaria engloban varias enfermedades crónicas y progresivas, compuestas por una gama muy compleja de síntomas que van más allá de la propia conducta alimentaria, como una alteración o distorsión de la imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores que se manifiestan a través de la imagen corporal. Son enfermedades que requieren de un análisis multifactorial (individuo-familia-sociedad). Dentro de los de aparición más frecuente se encuentran la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón. En la fundación Recal se ofrecen alternativas basadas en la evidencia para aquellos individuos que reúnen los requisitos para ser clasificados como comedores compulsivos (utilizando los criterios diagnósticos de la Escala de Yale de Adicción a la Comida). Dichas estrategias insertan estrategias tanto de orientación cognitivo-conductual como sistémica, dentro del programa de los 12 pasos.

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en una epidemia a nivel mundial, agrupando a más de mil millones de adultos. En este contexto, resulta frecuente que los individuos restrinjan la ingestión de calorías para hacerle frente a este problema (ya sea bajo la guía de un especialista o por su propia iniciativa), cuestión que usualmente implica renunciar a sus comidas favoritas. Es necesario resaltar que numerosos individuos con peso normal, también usan dicha estrategia para mantener o evitar ganar peso.
Se ha comprobado que a medida que avanza el tiempo, resistir la tentación es cada vez más difícil, pues numerosos estímulos pueden contribuir a que tales comidas “Aparezcan” en nuestra mente, junto con el deseo de consumirlas. Este deseo intenso o ansia por la comida se ha asociado al fallo de las dietas y al mantenimiento de las restricciones en la alimentación. Tratar de no pensar en tales alimentos o suprimir el deseo de comerlos, es una de las alternativas más utilizadas, pero se ha comprobado que podría contribuir a que tales pensamientos y deseos retornen con mayor fuerza.
El paso del tiempo yla carencia de otros recursos que permitan un adecuado manejo del deseo de comer, resultan factores que contribuyen a las personas se concedan “Licencias” en su alimentación, cediendo ante las tentaciones que precisamente deben evitar. Para lidiar con estos pensamientos sobre comida y los intensos deseos que producen, resulta necesario aceptarlos y no culparse o avergonzarse por experimentarlos. En la Fundación Recal se ofrecen alternativas basadas en la evidencia para el auto control del ansia por la comida, así como la educación en hábitos y conductas alimentarias saludables, mediante charlas educativas, terapia de grupo terapias individuales, a la vez que se diseñe un plan de comidas adecuado para el paciente siempre enmarcado dentro del programa de 12 pasos.

Las adicciones comportamentales se tratan igual que las adicciones a sustancias. Los comportamientos que facilitan el despertar de la adicción son:

  • Juego
  • Sexo
  • Nuevas tecnologías (internet, móvil, redes sociales, videojuegos)
  • Compras
  • Trabajo
  • Codependencia