Como es el Tratamiento?

La Fundación Recal aplica el Modelo Minnesota. El enfoque del Modelo Minnesota se caracteriza por ser un abordaje integral e interdisciplinar de la adicción y está orientado hacia la abstinencia completa de todo tipo de sustancias que alteren el estado de ánimo del paciente que desea recuperarse. Se basa en la combinación del programa de Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos (AA) y Narcóticos Anónimos (NA), aplicado junto a los últimos avances médicos, psicológicos, psiquiátricos y farmacológicos que se van sucediendo en el campo de la adicción.

La historia del Modelo Minnesota puede consultarse en la web de sus creadores: hazeldenbettyford.org

El objetivo de la primera fase del tratamiento de las adicciones será proporcionar a los pacientes cuidados y rehabilitación en régimen de internamiento o en régimen ambulatorio, con la idea de afianzar la abstinencia total a drogas, tratar patologías orgánicas y mentales mediante cuidados, contención, educación sanitaria, tratamiento farmacológico si fuera necesario, psicoterapia e intervención socioeducativa. La meta será conseguir la abstinencia total, al forjarse nuevos aprendizajes que hagan que se adquieran hábitos, actos y actitudes saludables.

Durante la segunda fase del tratamiento se afianzará la recuperación y se realizará su progresiva reinserción socio-laboral, mediante el diseño de un plan post-tratamiento planificado.

Se dará siempre un tratamiento personalizado acorde con las necesidades y circunstancias personales del paciente, por lo que cada tratamiento resulta individual y único. El paciente colabora en la definición de su tratamiento haciéndose responsable de su propia recuperación.

 

El modelo Minnesota que se aplica en el centro de tratamiento de adicciones tiene como objetivo final:

  • Lograr una abstinencia total de drogas, alcohol y/o comportamientos adictivos.
  • Lograr una mejor calidad de vida, con salud física, mental, espiritual y emocional.

 

Para ello trabajamos a corto plazo:

  • Ayudar al adicto y a sus familiares a aceptar la enfermedad y las consecuencias de ésta.

  • Ayudar a la persona a admitir que necesita ayuda y a aceptar dicha ayuda, y a entender que, aunque su enfermedad no tiene cura, puede llevar una vida constructiva y plena.

  • Ayudar a la persona a reconocer cuáles son los defectos y/o conductas que tiene que modificar para tener una mejor calidad de vida.

 

Realizamos:

1. Evaluación, diagnóstico y tratamiento:

  • Evaluación.
  • Diagnóstico.
  • Desintoxicación farmacológica.
  • Deshabituación farmacológica.
  • Plan de tratamiento individualizado.
  • Compensación de patología mental.
  • Tratamiento médico.
  • Control de la abstinencia.
  • Unidad de Patología Dual.
  • Unidad de Trastornos Alimentarios.

2. Rehabilitación Social:

  • Recuperación de la autonomía personal perdida durante el periodo adictivo.
  • Recuperación de las relaciones familiares.
  • Uso adecuado del ocio y tiempo libre.
  • Preparación para la reinserción laboral.

 

Para lograr los objetivos propuestos hacemos:

  • Desintoxicación farmacológica que no requiera ingreso hospitalario: Se procederá a desintoxicar a los pacientes que el psiquiatra/médico considere, atendiendo a las circunstancias clínicas del sujeto. Solo se atenderán desintoxicaciones que no requieran de ingreso hospitalario previo.
  • Asistencia psiquiátrica: Se dará asistencia psiquiátrica cuando así lo prescriba el médico de la Fundación.
  • Asistencia médica: Se dará asistencia médica a todos los pacientes en el momento del ingreso para abrir historia clínica, hacer una evaluación y posteriormente para hacer un seguimiento del estado del paciente. Se dará, por otro lado, atención sanitaria por enfermedad común y prescripción farmacológica cuando sea necesario.
  • Asistencia de enfermería: diaria.
  • Control de abstinencia: Se realizarán analíticas en orina y saliva periódicamente para detectar la presencia de sustancias a todos los pacientes con la frecuencia que determinen los facultativos.
  • Grupos facilitados por psicólogos/terapeutas: Se persiguen distintos objetivos con cada grupo de terapia. En unos, cada paciente comparte su estado y sentimientos. En otros, se determinan los objetivos semanales de cada paciente (entre todos los integrantes del grupo). Existen también grupos en los que se comprueba el funcionamiento de la comunidad a todos los niveles (intendencia, conflictos, peticiones, planificación de actividades de fin de semana…).
  • Sesiones individuales con un psicólogo: En las que se busca ayuda al desarrollo personal del paciente y detectar y eliminar cualquier obstáculo que vaya encontrando el paciente.
  • Organización e impartición de charlas: Que trabajen temáticas sobre el tratamiento multidisciplinar de conductas adictivas y sus consecuencias tanto en lo referido al propio adicto como a su entorno.
  • Sesiones de acupuntura: Reducción de la ansiedad en el proceso de recuperación. Relajación para mejorar el estado personal.
  • EMDR: Es un abordaje psicoterapéutico innovador validado científicamente que acelera el tratamiento de un amplio rango de patologías y en el trastorno por estrés postraumático, entre otros. EMDR ha sido aprobado como psicoterapia basada en la evidencia por la OMS.
  • Mindfulness: Entrenamiento de la atención plena para desarrollar una mejor capacidad de regulación emocional y de reducción de estrés.
  • Terapia artística: Se propugna entrar en contacto con los sentimientos a través de la pintura y el dibujo.
  • Sesiones de Yoga: Relajación y tomar conciencia del cuerpo.
  • MUAY THAI: A través de esta práctica deportiva, se refuerza la autoestima de los pacientes y se crea una zona segura para canalizar la ira y la rabia que caracteriza estos primeros momentos de abstinencia. 
  • Deporte: Recuperación de la actividad física. Se realizará en un gimnasio integrado en el Centro de Tratamiento y en la pista multideporte con la que cuenta Fundación Recal. Un entrenador personal elaborará un programa individualizado adecuado a las necesidades de cada paciente.
  • Actividades sociales y en equipo: Promover las relaciones interpersonales, mejorar la convivencia.
  • Grupo de apoyo a familiares: Se ofrece un grupo de ayuda gratuito para los familiares de los pacientes facilitado por dos terapeutas. También hay un grupo conjunto de paciente y familias/amigos.
  • Apoyo residencial para la Segunda Fase del tratamiento: Si así lo requieren las circunstancias personales contamos con nuestros pisos de Segunda Fase y también con grupos diarios para asegurar la abstinencia y tener un seguimiento durante el primer año.
  • Asistencia a Convenciones y Grupos de Alcohólicos y Narcóticos Anónimos: Con el fin de establecer un acercamiento y una rutina que facilite la normalización en la asistencia a estos grupos una vez finalizada la primera parte del tratamiento y como herramienta de apoyo en la recuperación.