Adicción a la heroína y a los opiáceos

La heroína y otros opiáceos son drogas sedativas que deprimen el sistema nervioso, ralentizan el funcionamiento del organismo y combaten el dolor físico y emocional. De forma general, los opiáceos bloquean los mensajes de dolor, creando una falsa sensación de calma e incrementando las sensaciones de placer en el cerebro. El efecto más usual de la heroína es el sentimiento de relajación, calidez y desapego, junto a una disminución de la ansiedad.

Opiáceos de uso común: codeína; morfina; oxicodona; oxicontin; percocet; percodan; ultram; vicodin.

Efectos de la heroína y otros opiáceos

  • Conduce directamente a la muerte.
  • Infecciones bacterianas de los vasos sanguíneos.
  • Abscesos y otras infecciones de tejidos blandos.
  • Venas marcadas u obstruidas.
  • Enfermedades infecciosas como hepatitis o VIH/SIDA.
  • Infecciones de las válvulas cardiacas.
  • Problemas musculares y articulares.
  • Enfermedades del hígado y los riñones.
  • Daños pulmonares, entre ellos neumonía y tuberculosis.