El Tratamiento Residencial consiste en una estancia a tiempo completo, en un entorno seguro, bajo supervisión médica y terapéutica 24h.

Está destinado a aquellas personas que no cuentan con un entorno seguro para poder realizar el proceso de tratamiento, ofreciéndoles así una oportunidad para alejarse de los agentes externos que operan habitualmente como detonantes y precipitantes de la conducta de consumo.

Incluye todo tipo de terapias y actividades, tanto en grupo como individual, así como la posibilidad de tratamientos de fisioterapia y de reflexología (estos últimos con coste adicional).