Severidad de la adicción al juego y traumas en la infancia

La aparición de numerosas alteraciones psicopatológicas se encuentra estrechamente vinculada a los traumas en la infancia. Cuando se habla de traumas en la infancia se hace referencia a una amplia gama de episodios como maltrato, abandono, abusos físicos y sexuales, enfermedades graves o muerte de los padres, entre otras.

Un reciente estudio con casi 6000 pacientes atendidos por psiquiatría reveló que el 44% de los trastornos de la infancia y la adolescencia, así como el 30% de los que aparecen en la edad adulta, tienen una estrecha relación con los traumas en la infancia. (1) Un elemento clave para que estos episodios traumáticos ganen fuerza es que deben provocar una disociación patológica en los procesos de integración del normal desarrollo psicológico del niño.

Siguiendo esta dirección, un grupo de investigadores italianos se propusieron evaluar si la relación entre la severidad de la adicción al juego y los traumas durante la infancia podría estar mediada por la severidad de la disociación patológica producida por estos traumas.(2) Para ello fueron evaluados 171 jugadores (134 hombres y 37 mujeres) que asistían regularmente a dos casinos italianos. La edad media era de 34 años, aunque el rango oscilaba entre 18 y 64 años y el 65% tenía empleo.

Alrededor del 65% de los encuestados podían ser clasificado como jugadores problemáticos (13% con asistencia semanal entre 2-4 veces al casino) o patológicos (52% con asistencia igual o mayor a 5 veces por semana). Cerca del 65% eran fumadores. Por último, el 58% de los participantes también apostaban on-line y alrededor del 20% usaba drogas ilegales.

Por supuesto la relación entre la severidad del juego y los traumas en la infancia fue fuerte y de igual forma ocurrió con las experiencias disociativas. De hecho, se pudo comprobar que la relación entre la severidad del juego y los traumas en la infancia estaba completamente mediada por la disociación patológica.

Ello quiere decir que en el caso de los jugadores patológicos resulta probable que hayan experimentado traumas durante su infancia con gran presencia de síntomas disociativos patológicos.  Estos síntomas afectan el desarrollo normal de las funciones psíquicas superiores como la conciencia, la memoria o la identidad. También tienen un efecto notable sobre el desarrollo de las funciones ejecutivas como la regulación de las emociones y la conducta.

Es por ello que el tratamiento de los jugadores patológicos no puede limitarse a alejarles de las salas de juego u otras fuentes de apuestas. Debe además incorporar el trabajo sobre las experiencias traumáticas en la infancia y el tratamiento de los síntomas disociativos que se establecieron a partir de las mismas.

¡Feliz semana!

Referencias

1.            Green JG, McLaughlin KA, Berglund PA, et al. Childhood adversities and adult psychiatric disorders in the national comorbidity survey replication I: Associations with first onset of DSM-IV disorders. Archives of General Psychiatry. 2010;62(2):113-123.

2.            Imperatori C, Innamorati M, Bersani FS, et al. The Association among Childhood Trauma, Pathological Dissociation and Gambling Severity in Casino Gamblers. Clinical Psychology and Psychotherapy. 2017;24(1):203-211.