Tratamientos y Programas

Adicciones que tratamos

 

Recal trata, sobre todo, pero no exclusivamente, la recuperación de las adicciones a sustancias y a comportamientos. Somos conscientes de que otras enfermedades suelen coexistir con la adicción, y de que influirán en el camino hacia la recuperación.

 

Sujetos a evaluación, ayudamos a pacientes en los que coexisten problemas de salud mental con desórdenes como los relativos a comportamientos con la comida.

 

Se suelen consumir sustancias por separado o combinadas: cannabis, alcohol, opiáceos, cocaína y otros estimulantes, benzodiacepinas, así como nuevas sustancias psicoactivas. La nicotina y la cafeína son también sustancias adictivas.

 

Algunos comportamientos adictivos son: el juego, un apetito sexual compulsivo y excesivo, la pornografía, las compras, las deudas o la adicción a la tecnología.

 

Sin perjuicio del tipo de adicción, siempre nos involucramos con las familias, y les ayudamos.

Tratamientos de adicciones Fundación Recal

Nuestro enfoque

 

Modelo Minnesota

 

Los centros de la Fundación Recal basan su tratamiento en los principios y en los valores del Modelo Minnesota, implantado en EEUU desde hace décadas, y que se ha reproducido de una u otra manera en otros países en el mundo.

 

Nos basamos en este modelo y lo adaptamos de manera acorde a las necesidades más específicas de nuestros pacientes.

 

Valores que inspiran el Modelo Minnesota

 

1. El tratamiento integral y personalizado del enfermo –teniendo en cuenta el cuerpo, la mente y el espíritu.

2. La abstinencia total y permanente.

3. Promover la implicación en el programa mundial de ayuda mutua de los 12 Pasos.

4. Para reforzar los recursos para la recuperación, dentro del plan de tratamiento individual, se incorporan otras terapias.

5. Una comunidad de personas que se ayudan entre ellas por una finalidad compartida, que es la recuperación.

6. Un equipo multidisciplinar formado por profesionales médicos, enfermeras, psicólogos y personal de apoyo a la recuperación supervisan a los pacientes.

7. Implicación de la familia.

 

Nuestro tratamiento es compatible con todo aquello que permita aumentar las probabilidades de recuperación. Si bien nuestros pacientes podrán beneficiarse de compartir la experiencia de estar en tratamiento con otros enfermos, tratamos a cada individuo como tal, buscando la manera de que cada paciente use del mejor modo posible los recursos que se le ofrecen para comenzar la recuperación y permanecer en ella.

Comunidad de recuperación

 

Uno de los beneficios de tratar a los pacientes dentro de un espacio común y siguiendo un mismo programa junto con otros pacientes y por un equipo multidisciplinar, es que se crea una comunidad con una sola finalidad terapéutica y en la que todos están interesados: la recuperación.  

 

A pesar de que muchas personas (tanto pacientes como personal) preferirían verse y mantenerse como individuos aislados de los demás, es necesario que todos los implicados sean conscientes de la naturaleza interdependiente del tratamiento y del proceso de recuperación.

 

Crear y mantener una comunidad que de forma activa promueva y fomente la cultura de recuperación es una de las mejores maneras de introducir a los pacientes y a sus familiares en una recuperación sostenible basada en el cuidado y la ayuda mutua.

 

Esto, junto con la terapia de grupo, le prepara para recibir la ayuda que ofrecen los grupos anónimos de ayuda mutua (AA, NA, etc.) al finalizar el tratamiento.

Nuestra Cultura

 

Somos plenamente conscientes de la existencia de dos culturas contrarias: la de la adicción y la de la recuperación.  Trabajamos diariamente luchando contra el insidioso y destructivo potencial de la adicción, promoviendo una cultura de recuperación estable en cada aspecto de la vida y del trabajo en Recal.

 

Todos los implicados deben entender y poder identificar cuándo la adicción se colará en el tratamiento para minar la recuperación tan pronto como la comunidad baje la alerta. Podemos hacer un paralelismo con el control de infecciones dentro de un hospital que trate exclusivamente enfermedades físicas.